Acercar el Llano

Como autopista o ferrocarril ninguno al Llano hemos construido, hasta entonces, su mejor desarrollo continuará retrasado”

En la Venezuela petrolera seguimos sin acercar el Llano por autopista o ferrocarril. Así, tardó 25 años concluir el tramo de ancha carretera La Encrucijada-Cagua-Villa de Cura, en Aragua. De allí, retomando el viejo camino gomero, que asfaltado es el mismo de los arreos de ganado, se llega a San Juan de los Morros, capital de Guárico. Pasadas Parapara y Ortiz, el asfalto conduce hasta Dos Caminos. ¡Bienvenido al Llano!

Después, prosigue el viajero adentrándose en la llanura por las mismas viejas y maquilladas carreteras, que unen al Guárico, con Apure, Anzoátegui, Cojedes y Bolívar. Llegado al Sur, sólo la orilla del Orinoco en Cabruta lo detendrá; y en Puerto Miranda, la entrada del puente María Nieves sobre el río Apure. Como datos de interés, el tránsito terrestre entre Calabozo y Puerto Miranda fue sólo posible a partir de 1956 con la construcción de la carretera-dique Camaguán-San Fernando, de 40 kilómetros de longitud, a la margen izquierda del río Portuguesa. En cuanto al puente General Páez sobre el río Apure, mejor conocido como María Nieves, se terminó en 1963.

Mejor mantenidas por la administración descentralizada, que desde las torres de El Silencio o Parque Central, las maquilladas carreteras del llano guaríqueño apenas justifican el dinero pagado de los peajes. Esto trayendo a mi memoria el moderno sistema vial de Alemania que data de la postguerra, y con ello la pregunta obligada ¿por qué no se construyen en el país y en el Llano, buenas autopistas y carreteras como esas? En todo caso la respuesta es la falta de vision, de vista al país, de vista al Llano, el paisaje predominante de nuestra geografía. Como en el caso del puente María Nieves, que si bien, unió «por tierra» a Puerto Miranda con San Fernando, limitó (por su baja altura) desde entonces la navegación por el Apure, mientras estrechó el río en ese sitio a la mitad, con consecuencias hidrológicas de importancia a la region llanera.

Si en Venezuela el tiempo de los ciudadanos se valorase, no sería lo mismo que un recorrido en carro entore dos ciudades distantes 100 kilómetros, tomase dos horas por carretera, en vez de una por autopista. Por lo que al figurarse los miles de viajes y fletes que a miles de viajeros y toneladas de mercancías el doble de tiempo toma, los costos envueltos son un altísimo precio del subdesarrollo, imposible de seguir todos pagando. Por eso es bueno recordar aquí al doctor Fernando Calzadilla Valdés, quien en 1937, abogaba además en sus escritos en El Universal, por el ferrocarril de los llanos, difundiendo el informe de la Asociación Venezolana de Ingenieros que señalaba: “el plan ferrocarrilero debe ser iniciado con la construcción del ferrocarril Cagua-San Fernando». El costo: Bs. 75.323 por kilómetro por 331 kilómetros son Bs. 24.931.913”. “La duración de la obra disponiendo de doce millones de bolívares anuales, será de dos años». Firmaban los ingenieros Eduardo Tamayo G., O. Ochoa y L. Baldó.

Como autopista o ferrocarril ninguno al Llano hemos construido, hasta entonces, su mejor desarrollo continuará retrasado, incluyendo la producción agropecuaria y agroindustrial con fines de exportación, y el turismo de potencial subestimado.

Ref. Pedro E. Piñate B. Acercar el Llano. EL UNIVERSAL. Caracas, Martes 16 de agosto de 2005. Opinión

Notas Agropecuarias
La información del campo en tiempo real!
Pedro E. Piñate B. MV, MSc. Editor

Para suscripciones click en:
https://agronotas.wordpress.com/suscripciones

Sábado 27/02/2021
NA#230/2021
El futuro está en el campo!

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s