El impulso ganadero

EL UNIVERSAL

Caracas, jueves 20 de abril de 2017 | Opinión

“los controles y las importaciones desmedidas no ayudan a la mejora ganadera que toma años

PEDRO E. PIÑATE B.

Del por qué impulsar la ganadería en Venezuela, basta recordar el daño causado por las políticas equivocadas de controles y agricultura de puertos. Así por ejemplo, en 2004 fue muy nocivo para nuestra ganadería, la importación directa acordada de carne argentina sin que hubiera aquí escasez alguna de ganado o carne para esa fecha. El alegre trueque de US$ 200 millones de petróleo por carne entre otros productos, resultó en el déficit de producción de carne que hoy que sufrimos.

Por eso es importante conocer la zooeconomía de la carne, “un producto de extraordinario valor como alimento, pero cuesta mucho producirlo, y lógicamente hay que procurar por los caminos de la mejora ganadera, una mayor precocidad en el crecimiento y desarrollo de nuestros novillos y una mayor capacidad de rendimiento en la canal”. (Carlos Ruiz Martínez, 1966)

En 1948 el peso vivo de un bovino criollo era de 350 kg y daba en carne en canal 161 kg de con 46% de rendimiento. Para 1966 el novillo mejorado del mismo peso rendía 172,8 kg en canal o sea el 49,3%. De 180 kg de rendimiento promedio de las canales a final de la década de los 70, en los 2000 superamos los 220 – 230 kg promedio en canal llegando hasta 240 kg. En 2004 ya el novillo o toro gordo promedio de 480 kilos de peso vivo, rendía sobre 257 kg en canal (53,6%). Como sea que hay mucho que mejorar, es bueno saber que son muchos los ganaderos dispuestos -apenas se libere la economía del yugo de los controles- a producir mediante cruzamiento, mejor alimentación y manejo, el denominado novillo precoz, que en menos de dos años alcanza los 450 kg de peso vivo con mayor rendimiento y calidad de carne. Sin embargo, los controles y las importaciones desmedidas no ayudan a la mejora ganadera que toma años. En 2017 en medio de la escasez y el hambre, seguimos en retroceso desestimulando los controles, la inversión y el progreso ganadero.

Al respecto siguen vigentes la palabras del doctor Hugo A. Brillembourg B., desde la Federación Nacional de Ganaderos -Fedenaga (1968): “Toda regulación tiende a bajar la oferta y provoca el acaparamiento y la especulación, por eso, el principal deber tanto del sector público, como del privado, es para el segundo, desarrollar su capacidad, y para el primero, incentivar esa oferta.”

Ref. Pedro E. Piñate B. El impulso ganadero. EL UNIVERSAL. Caracas, jueves 20 de abril de 2017. Opinión
http://www.eluniversal.com/noticias/opinion/impulso-ganadero_648746

https://agronotas.wordpress.com/suscripciones

El futuro está en el campo!

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s