¿Salvamos nuestros niños?

EL UNIVERSAL

Caracas. Jueves 23 de febrero de 2017 | Opinión

¿Salvamos nuestros niños?

PEDRO E. PIÑATE B.

Del impacto del hambre que hace estragos entre los niños en Venezuela, es prueba contundente el reciente estudio de Caritas de Venezuela titulado “Línea Basal del Monitoreo Centinela de la Situación Nutricional en Niñas y Niños Menores de 5 años. Venezuela. Distrito Capital, Vargas, Miranda y Zulia. Octubre-Diciembre 2016.” Mediante su Sistema de Monitoreo, Alerta y Atención en Nutrición y Salud, Cáritas realizó registros antropométricos de niñas y niños menores de 5 años junto con encuestas familiares de seguridad alimentaria y nutricional, en 25 parroquias y 12 municipios de 4 estados. Los resultados son alarmantes y requeridos de urgente atención, pues de no corregirse el daño será irreversible a la población infantil.

“En las parroquias bajo monitoreo nutricional, 25% de las niñas y niños evaluados mostraron alguna forma de desnutrición aguda y 28% mostraron riesgo de desnutrición. Los niveles registrados de desnutrición aguda global en las 4 entidades federales en conjunto, son cercanos a una situación de severidad media. En Zulia y Vargas, la prevalencia de desnutrición aguda global ya sobrepasó los umbrales de severidad media y coinciden con los límites que definen una situación de alarma o crisis en los marcos internacionales de clasificación de las crisis humanitarias. El estado Vargas es el de mayor número de niños desnutridos, pero las formas más severas de desnutrición se presentan más en Zulia y el Dto. Capital. El Zulia muestra una situación alarmante, por la cantidad elevada de casos, y las formas severas de desnutrición y anemia.”

“La ocurrencia conjunta de desnutrición y morbilidad puede desencadenar un incremento exponencial de la mortalidad infantil si no se toman medidas urgentes. (…) La desnutrición a este nivel de intensidad y entre niñas y niños pequeños, los predispone irreversiblemente a las enfermedades prevalentes de la infancia, al rezago escolar en el corto plazo, y al social, productivo y psico-afectivo en el mediano plazo. Produce también destitución y fragmentación familiar y, a nivel de la sociedad, tensión social y violencia.”

Siendo la situación similar o peor en el resto de los estados, el informe de Cáritas es un mensaje urgente a la nación para salvar del hambre a nuestros niños. ¿Los salvamos?

Ref. Pedro E. Piñate B. ¿Salvamos nuestros niños? EL UNIVERSAL Caracas, jueves 23 de febrero de 2017. Opinión

http://www.eluniversal.com/noticias/opinion/salvamos-nuestros-ninos_640695

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s