Tiempos aciagos

EL UNIVERSAL

Caracas, jueves 16 de febrero de 2017 | Opinión

“en tiempos aciagos esperar desespera”

PEDRO E. PIÑATE B.

De estos tiempos aciagos que en Venezuela sufrimos, su mejor descripción encuentro releyendo Los Miserables: “Tenebrosas nubes cubrían el horizonte. Una sombra extraña se extendía poco a poco sobre los hombres, sobre las cosas, sobre las ideas.” (…) “La miseria del pueblo, los trabajadores sin pan, la enfermedad política y la enfermedad social, se declararon a la vez.” La pluma del inmortal Víctor Hugo nos recuerda a todos los venezolanos, que “En tiempos de revolución, la miseria es a la vez causa y efecto” (…) “En cierto grado de miseria se apodera del alma una especie de indiferencia espectral y se ve a los seres como a ánimas en pena.” (…) “Con la miseria sucede lo que con todo: llega a hacerse posible; concluye por tomar una forma y ordenarse. Se vegeta, es decir se existe de una cierta manera mínima, pero suficiente para vivir.”

Al respecto la hiperinflación y las devaluaciones son factores determinantes de nuestro empobrecimiento y miseria. El ideario Castro-comunista anticonstitucional que todo lo privado expropia, asfixia y controla, no funciona, impactando directamente el bolsillo de todos sin tregua alguna. Al hacer polvo del bolívar éste es ahora moneda no transable sin aceptación a nivel internacional, quedando solo como ficha para uso interno nacional. Mientras la corrupción a la sombra del poder se hace con todos los dólares de las importaciones al cambio oficial regalado de 10 Bs, y hasta del crédito de la banca oficial para comprarlos. Así multiplica sus ganancias con sobreprecios, exenciones, libre venta y finalmente con el diferencial cambiario en el mercado negro.

En estas condiciones, confirmando nuestra desgracia, Venezuela ocupa el 11° lugar entre los países más corruptos del mundo, en el puesto 166 de 176 del Índice de Percepción de la Corrupción 2016. Por eso siguen vigentes en 2017 las observaciones 2015 de Transparencia Internacional que dicen: “los compinches de los que están en el poder se hacen más ricos. El hecho de que Venezuela sea rica en petróleo subraya lo absurdo de la situación en la que la corrupción roba a los pobres para que paguen a los ricos. En lugar de cumplir con los derechos sociales y económicos de millones de ciudadanos por los que se asignaron enormes sumas de fondos públicos en una década de altos precios del petróleo, se los embolsillaron.”

Estando todos obligados por la Constitución a corregir este Estado fallido, es de advertir que la miseria y el hambre causadas hacen ya de la tensión social un polvorín incontenible. Esto aun cuando las armas de la República dispuestas solo para la defensa de la nación, apunten al pueblo en vez de a los corruptos. Y como en tiempos aciagos esperar desespera, pregunto como Víctor Hugo: ¿se puede esperar cuando se padece hambre?

Ref. Pedro E. Piñate B. Tiempos aciagos. EL UNIVERSAL. Caracas, jueves 16 de febrero de 2017. Opinión

http://www.eluniversal.com/noticias/opinion/tiempos-aciagos_639680

Suscríbase hoy a Notas Agropecuarias y reciba todas nuestras informaciones en su teléfono celular inteligente, tableta o laptop en tiempo real!

https://agronotas.wordpress.com/suscripciones

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s