El costo del hambre

EL UNIVERSAL

Caracas, sábado 4 de febrero de 2017 | Opinión

El costo del hambre

PEDRO E. PIÑATE B.

Sobre cuánto cuesta el hambre de los venezolanos, deberían preguntarse todos aquellos con responsabilidades gubernamentales, así como aquellos que aspiran a reemplazarlos. Y es que en la Venezuela de hoy con hambre, no hay trabajo, estudio, ni vida normal posible para la gran mayoría de la población que son los pobres y la clase media empobrecida. En consecuencia la productividad está comprometida por el hambre y el tiempo y esfuerzo diario que toma a cada quién la procura de los pocos alimentos que pueda conseguir. Como además se suma la escasez de divisas accesibles y de insumos para producir, más el desestímulo de los precios regulados bajo costo, y la inseguridad reinante, la producción nacional no puede sino caer cada vez más. Así es inmenso el costo del hambre para Venezuela como nación, al comprometerse el presente y el futuro mediato.

En esta situación los venezolanos somos víctimas de las políticas equivocadas que nos empobrecen y hambrean. Al no cambiar éstas, los factores determinantes de la pobreza, escasez y el hambre, siguen intactos en perjuicio directo de la población. Frente a ellos, son de esperar el cambio de políticas y el cambio de Gobierno debido al alto costo político del hambre, que de contado tiene que pagar. Hasta entonces la solución definitiva al hambre que es la agricultura, podrá desarrollarse. Para ello hay que considerar el desarrollo agrícola nacional como prioridad de Estado, para que nunca más los venezolanos pasemos hambre como hoy, asegurando el derecho ciudadano a la alimentación.

En ese objetivo, el país debe saber que cuenta con sus productores y que estos esperan contar con el país. Que es inaceptable que el país pase hambre, porque las vastas tierras despojadas a los productores, ahora en manos del Estado están ociosas e improductivas. Que tenemos en definitiva que “sembrar el petróleo” y que éste sirva al bienestar de todos; no al enriquecimiento ilícito de los políticos de turno en el poder. Siendo necesario estimular la agroinversión, se requieren garantías suficientes a la propiedad y la iniciativa privada en campo. Derogar la Ley de Tierras y restablecer la seguridad rural son dos requisitos sin condición. Así lo dictamina el costo del hambre de hoy que nunca más los venezolanos debemos pasar.

Ref. Pedro E. Piñate B. El costo del hambre. EL UNIVERSAL. Caracas, sábado 4 de febrero de 2017. Opinión
http://www.eluniversal.com/noticias/opinion/costo-del-hambre_637612

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s