Determinación nacional

EL UNIVERSAL

Caracas, Jueves 19 de enero de 2017

PEDRO E. PIÑATE B.

Según prevén la Organización para la Cooperación Económica y Desarrollo – OECD y la FAO, “en la próxima década los precios de los productos agrícolas se mantendrán a un nivel más alto que en los años anteriores a la subida de precios de 2007-08 a medida que la demanda de alimentos aumenta debido al crecimiento poblacional, a mayores ingresos y al cambio de dietas.” Mientras en 2016, los precios de los principales alimentos bajaron por quinto año consecutivo. “Esto debido a la cosechas abundantes y las buenas perspectivas de los cereales básicos que compensaron la presión alcista de precios del azúcar y el aceite de palma.”

En este escenario el economista principal de la FAO Abdolreza Abbassian advierte sin embargo, que “la incertidumbre económica, incluyendo las fluctuaciones en los tipos de cambio, influirán aún más posiblemente en los mercados alimentarios este año 2017“. Para Venezuela en hiperinflación, más incertidumbre y fluctuaciones en los tipos de cambio a nivel global, se traducen es en más inflación y escasez de alimentos que frente a la enorme demanda, insuficientes se importan y menos producen. Aún con la eventual recuperación del precio del petróleo en que se cifran las expectativas, el pago que se prioriza de las obligaciones de la gigantesca deuda externa, no deja recuperar las reservas internacionales, con el agravante de hacerse a expensas de menores compras de importación de alimentos como de los necesarios insumos agrícolas. De esta manera no puede aumentar la producción de nacional, resultando el compromiso que sucede de la oferta y consumo de alimentos por la población.

De allí que poner el campo a producir como debiera, es sin duda la más trascendental decisión a tomar. ¿Qué más se espera? ¿Puede con escasez y hambre existir Venezuela en nación indefinidamente? Cuanto antes se decida es de advertir que no es cuestión de decretos-leyes. El desarrollo agrícola nacional requiere la creación y mantenimiento de un entorno propicio, seguro y estable a la inversión, donde la libertad económica y el respeto a la iniciativa y propiedad privada sean garantizadas para que el capital y la tecnología fluyan. Para ello, debe invocarse la determinación nacional donde quiera que esté. La escasez y el hambre que nos atenaza, debieran ser ya capaces de materializarla.

Ref. Pedro E. Piñate B. Determinación nacional. EL UNIVERSAL. Caracas, jueves 19 de enero de 2017. Opinión

http://www.eluniversal.com/noticias/opinion/determinacion-nacional_635454

Suscríbase hoy a Notas Agropecuarias y reciba todas nuestras informaciones en su teléfono celular inteligente, tableta o laptop en tiempo real!
https://agronotas.wordpress.com/suscripciones

El futuro está en el campo!

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s