El campo puede

EL UNIVERSAL

Caracas, jueves 29 de diciembre de 2016 – Opinión

El campo puede

PEDRO E. PIÑATE B.

De cómo un país de casi un millón de kilómetros cuadrados de extensión y 31 millones de habitantes, con 31 millones de hectáreas dispuestas para las actividades agropecuarias, pasa hambre, sin contar además con su enorme potencialidad pesquera, la respuesta está en las políticas y políticos equivocados que rigen. Al respecto, aún en la escasez y desabastecimiento más severo de alimentos que el país sufre solo comparables con las de aquellos tiempos de las guerras de Independencia y Federal, la agricultura continúa siendo tratada sin la consideración y prioridad que merece. La mentalidad minera prevalece solo a la espera de la recuperación del precio internacional del petróleo, como si comer petróleo solucionara el hambre. De allí que la agricultura siga como la Cenicienta de la economía nacional, a espaldas de su fundamental rol en la producción de alimentos y el normal desenvolvimiento y vida del medio rural.

Se olvida que la agricultura y la ganadería venezolanas son de vieja tradición. De ellas dependía el país hasta la aparición del petróleo. Cien años después siguen llamadas a cumplir su rol en la derrota del hambre. La abundancia de tierras disponibles y la posibilidad de la producción agropecuaria diversificada y de exportación, señalan la potencialidad de su expansión, de su crecimiento. Por otra parte las características físicas y del clima, suman y no restan a la producción agrícola. Por el contrario las políticas de control de precios y cambiaria con sus bajos precios a la producción nacional, al negar la necesaria rentabilidad a los productores resultan en la reducción de siembras y cosechas. Esto al tiempo que el terror agrario por Ley de Tierras y la inseguridad rural, acababan con las mejores y más productivas fincas, y al espantar la inversión y los inversionistas privados, el capital del campo voló.

Por sobre todo el agro no tiene incentivos en ausencia de política agrícola que estimule la producción costo-eficiente, rentable y competitiva. Ni siquiera enfrentar y derrotar la escasez y la inflación de alimentos con más producción nacional, se considera. Sin embargo al final de 2016 desde el sector productor el mensaje al país sigue siendo de esperanza. El campo venezolano puede si lo dejan, producir la mayor parte de los alimentos que el país requiere.

Ref. Pedro E. Piñate B. El campo puede. EL UNIVERSAL. Caracas, 29 de diciembre de 2016. Opinión
http://www.eluniversal.com/noticias/opinion/campo-puede_632782

RENUEVE O SUSCRIBASE HOY A NOTAS AGROPECUARIAS 2017
https://agronotas.wordpress.com/suscripciones/

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s