El campo sin respuesta

EL UNIVERSAL

Caracas, sábado 24 de diciembre de 2016

El campo sin respuesta

PEDRO E. PIÑATE B.

Finaliza 2016 y en Venezuela sigue el campo sin respuesta. Los 12 meses transcurridos se perdieron en la solución agrícola de la crisis alimentaria, cuyas causas con sus terribles efectos seguirán en 2017 por no atacarlas debidamente. Así la falta y menor oferta de producción nacional no fue atendida debidamente, cayendo más por la falta de insumos, el control de precios y la inseguridad rural. Todavía la víspera de Navidad, protestaban los productores sin obtener respuesta oficial a sus planteamientos. El Gobierno semejando a los tres monos no los vio, oyó ni habló, generando más incertidumbre en el sector productor.

En un país donde la escasez y desabastecimiento de alimentos junto a la inflación disparada y la devaluación niegan su acceso la población, es inaudito que los productores no sean atendidos para la solución de los problemas que no les permite producir rentablemente. Para completar, el “corralito” decembrino ordenado por el Presidente, con las terribles consecuencias que el país y el mundo ha visto, tuvo fortísimo impacto negativo en el campo y la frontera. Esto porque mucha comercialización y mercadeo agrícola se realiza en efectivo, y además existe la obligación legal de pagar a los trabajadores en efectivo. En consecuencia primero los bancos restringieron el efectivo para pagar las nóminas y con el “ corralito” hubo entonces que depositar los billetes de 100 en mano dispuestos para su pago. Quedaron entonces los trabajadores del campo sin dinero y sin comida, porque el comercio no recibía los billetes de 100, no hay puntos, la mayoría no están bancarizados y las entidades bancarias son distantes.

De manera que sin atención ni intención oficial de asistirlo, para la agricultura y los agricultores 2016 fue otro año perdido. Por el contrario las importaciones e importadores de alimentos beneficiados a dedo, recibieron todo tipo de apoyo, en especial de dólares al cambio oficial regalado. Esto sin que los menores costos de importación se tradujeran en menores precios a los consumidores. Mientras los productores sufrieron la más atroz competencia desleal, agravada por el arancel cero aprobado para las importaciones de alimentos. En 2017 como el campo siga sin respuesta, el hambre y la tensión social crecerán.

Ref. Pedro E. Piñate B. El campo sin respuesta. EL UNIVERSAL Caracas, sábado 24/12/2016 Opinión

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s