En Dios creemos

EL UNIVERSAL

Caracas. Lunes 19 de diciembre de 2016 | Opinión

PEDRO E. PIÑATE B.
En medio del desastre económico de Venezuela, la tardía y mal implementada decisión del Banco Central (BCV) de adoptar un nuevo cono monetario, además de ocasionar al público grandes inconvenientes, es altamente inflacionaria. Basado en la sustitución de los billetes de bolívares 2, 5, 10, 20 y 100 por nuevos pero similares billetes de Bs 500, 1.000, 2.000, 5.000, 10.000 y una moneda de 100, respectivamente, más un billete de Bs 20.000 a imagen y semejanza del actual de Bs 100, en el nuevo cono monetario el bolívar ( 1 Bs), o sea la unidad monetaria prácticamente desaparece del uso.

Completa el caos económico la medida presidencial anunciada para más confusión el lunes 12 de diciembre que fue feriado bancario, del retiro inmediato de circulación de todos los billetes de 100 Bs que entonces debían ser cambiados en las taquillas de los bancos por las nuevas monedas en el plazo inicial de solo tres (3) días, extendido luego a diez (10). La medida causó el rechazo instántaneo de los billetes de 100 por parte del comercio formal e informal como del transporte público además de interminables colas en los bancos, complicando aún más el cuadro del desastre económico de Venezuela.

Mientras, el BCV actúa como lavándose las manos de la enorme devaluación e inflación de noviembre, apareciendo como el gran remediador con el nuevo cono monetario. Pero no puede porque ya la procesión camina es por dentro y del mismísimo Gobierno a quién rindieron su autonomía. Pronto la cabeza de todos servirá a la guillotina política-administrativa que tendrá que venir. Durante las exequias del bolívar que en silencio suceden, es evidente su responsabilidad en la debacle económica del país. Así pagamos duramente el precio de su ineptitud. Sin embargo no todo está perdido y en breve, con el Año Nuevo, renovaremos la esperanza de un país mejor. Sin bolívar “Fuerte”, sin política económica, monetaria ni cambiaria, ni autoridades en quién confiar, entre los venezolanos se impone el dólar (US$) y la dolarización como referencia. La debacle económica evidenció al mal gobierno y la peor “oposición” que lo oxigenó, ambos con boletos de viaje sin regreso ya comprados, cortesía del pueblo electorado que los despedirá a la primera oportunidad. Que tengan buen viaje y no regresen. “In God We Trust” (“En Dios creemos”).

Ref. Pedro E. Piñate B. En Dios creemos. EL UNIVERSAL. Caracas, lunes 19 de diciembre de 2016. Opinión
http://www.eluniversal.com/noticias/opinion/dios-creemos_631485

Suscríbase hoy a Notas Agropecuarias y reciba todas nuestras informaciones en tiempo real!

https://agronotas.wordpress.com/suscripciones

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s