Comer o no comer

EL UNIVERSAL

Caracas, jueves 15 de diciembre de 2016 | Opinión

Comer o no comer

PEDRO E. PIÑATE B.

Recordando el "ser o no ser, esa es la cuestión" de Shakespeare, el "comer o no comer" define el drama agroalimentario de hoy de los venezolanos. Mientras los responsables gubernamentales de su solución, se ocupan es en paliar demagógicamente el hambre, mediante importaciones subsidiadas con dólares regalados a 10 Bs repartidos a dedo. No atacando las causas en su raíz u origen, forma más efectiva de solucionar la crisis. Como sea que el hambre no espera, desde el sector productor precisamos que la solución no se trata de que la gente que no comió ayer, coma hoy de una bolsa de comida por el Gobierno vendida. Mañana y cada día después también debe hacerlo y otras bolsas no habrán, porque los presupuestos no son infinitos. Tampoco son solución las kilométricas colas de consumidores apuntados con fusiles para comprar una vez a la semana, uno u otro producto básico a precio regulado y según número de cédula. Menos las importaciones libres autorizadas para la venta al detal de alimentos a precios dolarizados, cuyo acceso está restringido solo a los ciudadanos de alto poder adquisitivo.

De allí que si de "comer o no comer" se trata la solución al problema agroalimentario de Venezuela, el venezolano debe disponer de suficientes alimentos para comer en forma normativa todos los días sin exclusión alguna. Para ello la primera y más definitiva solución está en el campo, en el desarrollo de nuestra agricultura. Esto acompañado del desmontaje de los controles, la liberación de la economía, el respeto a la propiedad privada, el estímulo a la inversión e iniciativa privada. Así se normalizaría la cadena agroalimentaria para que los alimentos se produzcan, procesen distribuyan y expendan a través del comercio formal, sin distribución paralela o alterna.

De cómo hacer esto es cuestión de gerencia agroalimentaria, no militar ni policial, menos del partido oficial. Además los alimentos cuestan dinero que cada quién debe trabajar y ganar. El Estado no puede como pretende, la comida a todos subvencionar. Lo que sí puede y debe resolver es el pésimo manejo de la economía que demuestran hoy la escasez, la inflación y la devaluación más altas del mundo. Hasta reducirlas, los alimentos y la alimentación normativa seguirán negados a los venezolanos que no comen con cuentos.

Ref. Pedro E. Piñate B. Comer o no comer. EL UNIVERSAL. Caracas, jueves 15 de diciembre de 2016. Opinión

http://www.eluniversal.com/noticias/opinion/comer-comer_631042

Suscríbase hoy a Notas Agropecuarias y reciba todas nuestras informaciones en su teléfono celular inteligente, tableta o laptop en tiempo real!

https://agronotas.wordpress.com/suscripciones/

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s