Por tierras de Venezuela

EL UNIVERSAL 

Caracas, sábado 19 de noviembre de 2016 | Opinión

Por tierras de Venezuela

PEDRO E. PIÑATE B.

“Recordando el relato de mi viaje al Orinoco, se apreciarán los obstáculos que una naturaleza poderosa opone a los esfuerzos del hombre en climas ardientes y húmedos” (…) “Un país cuyas riquezas naturales rivalizan con todo lo que hay de maravilloso sobre la tierra, y que sin embargo para encontrar uno que esté igual de deshabitado, es necesario llevar la mirada hacia las regiones glaciales del Norte o hacia el Oeste de los montes Alleganys y las selvas de Tennessee, donde los primeros desmontes y roturaciones solo comenzaron hace medio siglo!”(…) “Cuando se abarca con un solo golpe de vista el suelo de Venezuela y de Nueva Granada, se reconoce que ningún otro país de la América española,puede ofrecer al comercio una mayor variedad y tal riqueza de producciones del reino vegetal” (…)

“Hemos expuesto más arriba cómo, en Venezuela, por una disposición muy particular de los terrenos, las tres zonas de la vida agrícola, de la vida pastoril y de la vida de los pueblos cazadores, se suceden de Norte a Sur de las costas hacia el ecuador. (…) Las sabanas intermediarias donde los bueyes, vacas, caballos y mulos fueron introducidos desde el año 1548, nutren algunos millones de estos animales. Para la época de mi viaje (NdA: 16/7/1799 – 24/11/1800), la exportación anual de Venezuela solamente para las Antillas, se elevaba a 30.000 mulos, 173.000 cueros de res y 140.000 arrobas (de 25 libras) de tasajo o carne seca y ligeramente salada.” (…) “Como el consumo de la carne es inmenso en este país, la disminución de los animales influye más que en cualquier otra parte sobre el bienestar de los habitantes. La ciudad de Caracas, cuya población era en la época de mi viaje, 1/15 de la de París, consumía más de la mitad de la carne de ganado vacuno que se consume anualmente en la capital de Francia.”(…)

“Así hemos concluido un viaje de más de 900 leguas, contando desde la salida de Caracas. Por más de tres meses no hemos dormido sino en las orillas de los ríos o en los bosques más espesos oyendo siempre el bramido del tigre y defendiéndonos de su asalto por fuegos puestos alrededor de las hamacas. (…) Pero tantos trabajos se olvidan fácilmente en medio de tantas riquezas de la naturaleza.” Alexander von Humboldt (1769-1859).

Ref. Pedro E. Piñate B. Por tierras de Venezuela. EL UNIVERSAL. Caracas, sábado 19 de noviembre de 2016. Opinión

http://www.eluniversal.com/noticias/opinion/por-tierras-venezuela_627598

Deja un comentario

Sábado, noviembre 19, 2016 · 7:16 am

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s