Opinadores de oficio

EL UNIVERSAL

Caracas, sábado 5 de noviembre de 2016 | Opinión

Opinadores de oficio

PEDRO E. PIÑATE B.

De escribir por escribir no se trata el oficio de columnista. Hay que tener vocación genuina y prepararse para exponer las ideas y argumentos en forma concisa, precisa y oportuna. Esto con coherencia y perseverancia en el tiempo y el espacio. Sobre el oficio existen excelentes referencias en Nuestras firmas – la batería de plumas de El Universal. Una esencial es que para escribir primero hay que leer, tal como señala Alirio Pérez Lo Presti (Hacer la tarea 21/03/2016): “Ya en el cubículo, leo todos los días como si tuviese que presentar un examen. Luego escribo, ya sea para la prensa, por alguna investigación en proceso o sigo en la faena de terminar un nuevo libro.” También Ricardo Escalante lo confirma (Periodista e idioma 22/10/2105): “Escribir y hablar con corrección no es tarea fácil, que se logre en un abrir y cerrar de ojos. Exige mucha lectura, sobre todo de buenos autores”.

En cuanto a las motivaciones del columnista que son variadas, puede que muchas coincidan a esta que comparto del escritor zaragozano Félix Romeo, citada por Orlando Viera-Blanco (No los voy a complacer.. 05/07/2016): “escribo para ser feliz, escribo por fascinación, escribo para saber lo que pienso, para saber que existo, para seducir, para ser visible”. Por otra parte es de advertir como hace Ricardo Gil Otaiza (Escribir en la prensa 26/02/2016): “algunos nos llamarán “opinadores de oficio” (algunos ya lo hacen), “y añade: “La opinión es (si se quiere) solitaria, muy propia de quien la emite (que suele hallarse en ingrimitud)” (…) “Quién escribe para la prensa sabe de antemano que su labor podrá ser quijotesca, que tal vez caerá en un vacío inconmensurable de silencio y de olvido, pero que nunca será inoficiosa. El columnista no descansa, es terco por antonomasia, y sabe (o intuye) que con su disciplina y obstinación logrará vencer las reticencias de quienes piensan tener siempre la verdad, para imponérseles a los otros (qué dudas caben): cueste lo que les cueste.”

Por lo demás, el columnista debe tener modelos que emular. Como el inigualable y muy carismático de quién Miguel San Martín escribió (Omar Lares 18/10/2014): “Con su verbo y pluma combativa defendió con vigor y convicción sus creencias, la lealtad, la justicia, la equidad, la democracia y las libertades ciudadanas.”

Ref. Pedro E. Piñate B. Opinadores de oficio. EL UNIVERSAL. Caracas, sábado 5 de noviembre de 2016. Opinión
http://www.eluniversal.com/noticias/opinion/opinadores-oficio_625049

Suscríbase hoy a Notas Agropecuarias y reciba todas nuestras informaciones en su teléfono celular inteligente, tableta o laptop en tiempo real!

https://agronotas.wordpress.com/suscripciones/

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s