El país de cabeza

EL UNIVERSAL

Caracas, jueves 3 de Octubre de 2016 | Opinión

PEDRO E. PIÑATE B.

Se equivoca el Gobierno al aumentar nuevamente los salarios sin más producción y productividad para pagarlos y además basándose solo en la imprenta de nuevos billetes inflados sin respaldo. También cuando ordena y procede al acoso de las empresas y empresarios que a duras penas quedan todavía invirtiendo y trabajando en el tercer país más difícil del mundo para hacer negocios.

Mientras se pretende ignorar la realidad petrolera mundial cuando a la fecha la situación es tal como señala el Fondo Monetario Internacional: “hay razones de peso para pensar que no retornarán a los elevados niveles registrados antes del desplome histórico que sufrieron hace dos años”. Así continúan la demagogia y el populismo junto al gasto y endeudamiento desenfrenados, como si pudiesen financiarse eternamente con petróleo y apelando a la imprenta de nuevos inflados billetes sin respaldo que al disparar más la inflación agrava más la crisis.

En estas condiciones y sin que se avance en la solución definitiva de la escasez de alimentos y del hambre que es nuestra agricultura, los productores del campo se preguntan cómo y con qué podrán pagar estos nuevos aumentos salariales sino es con más descapitalización y pérdidas. Imposibilitados de producir más por la falta de insumos, maquinaria, seguridad y con el verano por llegar, también confrontan la pérdida de precios y de mercado por la contracción de la demanda y el decretado acaparamiento oficial del 50% de la producción. Así los mermados ingresos del sector productor reflejan los bajos precios recibidos y los menores volúmenes de producción y venta. También los mayores costos disparados por la inflación que niegan el margen o beneficio sin el cual toda finca y empresa en el campo trabaja a pérdidas.

Qué hacer hoy en este país de cabeza, pasa primero por cada quién mantener en buen sitio y buen juicio la suya, sin perderla. Sin duda, las políticas y políticos equivocados tendrán que cesar y cesarán. En cuanto al cuándo, tal como están las cosas, la respuesta más probable aunque imprecisa es pronto. Eso indica la luz que ya brilla y vemos al final del oscuro túnel en que todavía nos encontramos. Aguante pues cada quién trabajando en el sector productor como pueda, que el país para poder comer seguro y salir de la crisis, nos necesita a todos en el campo.

Ref. Pedro E. Piñate B. El país de cabeza. EL UNIVERSAL. Caracas, jueves 3 de Octubre de 2016. Opinión

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s