Agroproyectos binacionales

EL UNIVERSAL

Caracas, Sábado 1° de Octubre de 2016 | Opinión

PEDRO E. PIÑATE B.
Del despilfarro del dinero público de la agricultura, es necesario señalar es también causa de la severa escasez y desabastecimiento de alimentos, y de la malnutrición de los venezolanos. Por eso ha de ponérsele coto y hacer que a los responsables los alcance la justicia. Los casos incluyen desde la distracción presupuestaria para fines distintos de lo agrícola, hasta el otorgamiento a dedo de agrocréditos sin garantías no retornables. Por sobre todo destacan los proyectos y obras que nunca concluyen, operan o producen a la expectativa de sus enormes costos y endeudamientos externos.

Especial atención requieren los agroproyectos binacionales como el del Río Tiznado (chino) y El Diluvio-El Palmar (brasileño), que a decir del estudio reciente de los investigadores Rigoberto Ribera y Manuel Gómez (2015), “han tenido un desempeño parecido al proyecto de siembra de soya de la empresa socialista “Ignácio de Abreu e Lima”, en la zona de la Mesa de Guanipa, localidad de El Tigre, Estado de Anzoátegui. Tal proyecto, promovido durante el gobierno de Hugo Chávez y Luiz Inácio da Silva (Lula), fue concebido para desarrollar el cultivo de la soya en Venezuela aprovechando la experiencia técnica brasileña. La empresa a cargo del proyecto fue la constructora brasileña Odebrecht.”

“El objetivo de la empresa “Ignácio de Abreu e Lima” era sembrar 35.000 ha de soya (…). Sin embargo, solo en cinco años de funcionamiento, la empresa ha gastado más de USD 645 millones. (*) En opinión del presidente de la compañía, la productividad fue negativa el 2012 y no se esperaba una mejora el 2013. De acuerdo con la Memoria y cuenta del MPPAT presentada en marzo de 2012, la compañía ha registrado “pérdidas innecesarias de producción”. También se habla de la “desviación” de 44% de los recursos debido a que se presupuestaron costos trabajos para sembrar 30.000 hectáreas, sin embargo se abarcó aproximadamente la mitad. El ejercicio económico de 2011 dejó igualmente pérdidas operativas por más de USD 3.600.000, según el documento oficial. Por todo ello, la junta directiva de la empresa solicitó al Banco de Venezuela un préstamo de USD 21.000.000. Este último monto, para inversiones y capital de trabajo, se aprobó y se empezó a ejecutar en junio de 2012.”

Ref. Pedro E. Piñate B. Agroproyectos binacionales. EL UNIVERSAL. Caracas, Sábado 1° de Octubre de 2016. Opinión

http://www.eluniversal.com/noticias/opinion/agroproyectos-binacionales_578784

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s