Geoeconomía fronteriza

EL UNIVERSAL

Caracas, jueves 21 de julio de 2016 | Opinión

Geoeconomía fronteriza

PEDRO E. PIÑATE B.

Ahora cuando temporalmente miles de venezolanos logran pasar y comprar en Colombia los alimentos que aquí escasean o no hay, el interés nacional exige su apertura permanente. Y es que el cierre unilateral por Venezuela, es aislacionista, desconoce a sus naturales, y afecta la geoeconomía fronteriza. Al respecto referimos a Marco- Aurelio Vila y Juan Jacobo Pericchi (Zonificación Geoeconómica de Venezuela, CVF 1968): “para los guajiros esta divisoria poco cuenta. Las relaciones socio-económicas entre los guajiros de ambos lados de la frontera son totales.”

En ese entonces se construía la carretera Machiques-La Fría integrando la Zona de Maracaibo con la Zona de El Vigía, de la cual “la frontera de Venezuela con Colombia constituye, hasta cierto punto su límite occidental. Este hecho y el que las vías naturales de salida de los departamentos colombianos fronterizos, los Santanderes, se dirijan parcial o francamente a territorio venezolano ha dado lugar a través de la historia y a partir del siglo XVI, a una constante tentativo espontánea integración humano-económica.”

Con respecto a las conexiones de mayor movimiento entre los dos países, “la conexión San Antonio del Táchira-Cúcuta (Colombia), es la más destacada. Esta y la de Paraguaipoa-Maicao (Colombia) , en la zona geoeconómica de Maracaibo. En la zona de San Cristóbal “al igual como en las zonas vecinas de El Vigía y de Guasdalito, debe subrayarse la participación del intercambio fronterizo en el conjunto de operaciones comerciales. Dicho intercambio se cumple bajo tres formas que son: el oficial, el no registrado y el contrabando. Se ha de incluir en este último al contrabando de segundo grado, que se realiza desde terceros países. En el comercio de ganado existen también las tres formas anotadas.”

En la zona geoeconómica de Guasdalito: “El río Arauca, allí donde actúa de frontera política, no separa las economías ganaderas de Venezuela y Colombia; solo dificulta hasta donde es factible su integración. A objeto de facilitar la integración económica de acuerdo a normas precisas, se ha construido (septiembre 1967) un puente internacional que relacionará cómodamente las economías entre ambos márgenes fluviales”. Por todo esto ¿Cómo cinco décadas después mantener la frontera cerrada, desintegrándonos y hambreándonos?

Ref. Pedro E. Piñate B. Geoeconomía fronteriza. EL UNIVERSAL. Caracas, jueves 21 de julio de 2016. Opinión
http://www.eluniversal.com/noticias/opinion/geoeconomia-fronteriza_366149

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s