La Odisea

EL UNIVERSAL

Caracas, sábado 2 de Julio de 2016 | Opinión

La muerte más triste es perecer de hambre”.

La Odisea

PEDRO E. PIÑATE B.

Finalizado el primer semestre de 2016, la gravedad de la crisis alimentaria que nos afecta a los venezolanos, obliga a todos a hablar claro y raspado, sin ambages, y muy especialmente los líderes. Esa es la única manera de lograr las soluciones en medio del turbio ambiente político que todo lo enmascara, esconde y falsea en ese juego sempiterno del poder donde los intereses particulares tratan de imponerse al interés nacional. Por eso en el atolladero en que el país se encuentra es preciso señalar la responsabilidad en la crisis alimentaria de quienes en el servicio público más alto de la nación, han fallado y fracasado en sus responsabilidades de gobierno. Allí cuestionados todavía permanecen, incapaces de renunciar aún a sabiendas que como causantes de la debacle, no pueden ser parte de las soluciones. Por eso resolver la crisis alimentaria exige además del cambio de políticas equivocadas el de gobierno, lo cual toma tiempo mientras el pueblo con hambre desespera.

Así se agiganta el rechazo popular a la gestión del gobierno que acorralado, busca solo aferrarse al poder siendo todo lo demás secundario para el. Actuando más populista y autoritario, ha decidido secuestrar 70% o más de los escasos alimentos que son disponibles, para su administración exclusiva y demagógica y el reparto a dedo de bolsas de comida a través de los llamados Comités Locales de Alimentación y Producción (CLAP). De esta manera el gobierno agrava la crisis alimentaria, restando a la distribución comercial de alimentos, el grueso de la oferta de aquellos de consumo masivo y precio regulado. En fin lo que trata el gobierno con los CLAP, es cambiar comida por votos y no perder el referéndum revocatorio presidencial.

Como quiera que resolver la crisis alimentaria requiere de más producción e importación de alimentos hasta normalizarse la oferta y restablecer los inventarios, es del todo objetable el uso proselitista de los escasos alimentos que son disponibles. Esto ratifica la necesidad del cambio de políticas equivocadas y del gobierno para resolver la crisis alimentaria. Mientras la sociedad civil debe organizarse y ser más proactiva para aumentar la resiliencia frente al hambre que nos amenaza. Y es que tal como escribió Homero en la Odisea: “La muerte más triste es perecer de hambre”.

Ref. Pedro E. Piñate B. La Odisea. EL UNIVERSAL. Caracas, sábado 2 de julio de 2016. Opinión
http://www.eluniversal.com/noticias/opinion/odisea_316934

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s