Desarrollo agrícola


Caracas, jueves 7 de abril de 2016 | Opinión

PEDRO . E. PIÑATE B.

Sobre las opciones macroeconómicas para desarrollar la agricultura, estas han sido bien resumidas por el profesor Roger D. Norton en su libro clásico “Política de desarrollo agrícola. Conceptos y principios”, publicado por la FAO en Roma en 2004. El mismo es una obra de aconsejada lectura para avanzar en el desarrollo agrícola de Venezuela que sigue esperando por ese elemento indispensable al progreso que es la determinación nacional. Sin ella es imposible superar los intereses ajenos y la ignorancia que hasta la fecha nos mantienen en la mayor dependencia agroalimentaria externa. Con ella, basta conocer e implementar las opciones que bien resumió el profesor Norton.

Una primera opción son las políticas macroeconómicas para promover el crecimiento de los sectores productivos, eliminando los tipos de cambio sobrevalorados. La segunda opción es la política para favorecer la sustitución de las importaciones agrícolas, utilizando como instrumento el sistema arancelario. De tercera opción está la política para promover las exportaciones agrícolas y los productos agrícolas sustitutivos de importaciones, usando el gasto fiscal y aranceles. La cuarta opción es la compensación fiscal por los costos de la política macroeconómica. La quinta opción son las reformas estructurales e institucionales en la agricultura, mediante leyes, reglamentos, decretos, resoluciones, y desembolsos fiscales.

De esta última opción dice el profesor Norton que habría que considerarla como complemento a cualquiera de las cuatro primeras, y no como sustituto. Las reformas estructurales incluyen las inversiones en el sector agrícola y también las mejoras en los sistemas de tenencia de la tierra, el agrofinanciamiento, la generación y transferencia de tecnología, y demás aspectos estructurales del sector. A diferencia de las otras las opciones que son dirigidas a crear incentivos para el crecimiento agrícola, las reformas estructurales lo promueven “mejorando directamente la eficiencia de la producción, la comercialización y los servicios de apoyo”. Como vemos, si leyendo los del campo nos cultivamos, para resolver el estado de inseguridad alimentaria, los líderes de la nación deben también conocer y poner cuanto antes en práctica las opciones del desarrollo agrícola.

Ref. Pedro E. Piñate B. Desarrollo agrícola. EL UNIVERSAL – Caracas, jueves 7 de abril de 2016. Opinión.
http://www.eluniversal.com/noticias/opinion/desarrollo-agricola_248384

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s