De exabrupto y manguareo

Caracas, miércoles 30 de marzo de 2016 | Opinión

De exabrupto
y manguareo

el trabajo productivo del campo no admite manguareo ninguno”

PEDRO E. PIÑATE B.

Exabrupto es “salida de tono, como dicho o ademán inconveniente e inesperado, manifestado con viveza.” No hay otra palabra para describir el brusco arrebato, fuera de tono, inconveniente, inesperado y manifestado con viveza, que fijar precios de venta iguales a la producción importada con dólares regalados al cambio oficial de 10 BsF (que hasta ayer eran 6,30!), que a la producción nacional lograda con grandes esfuerzos y dificultades. Esto incluyendo la descapitalización de nuestros productores sujetos a precios controlados por debajo de los costos a dólar libre más especulación. En este entorno contrario, producir lo que que sea en Venezuela es cuesta arriba agravándose cada vez más el déficit de producción y el desabastecimiento de alimentos. Por eso desde el sector productor es obligado denunciar el exabrupto del control de precios a la espera de que cambien las políticas equivocadas, que cambie el gobierno, o que cambien ambos. Productores y consumidores están siendo gravemente perjudicados con compromiso de la seguridad alimentaria, la economía y la estabilidad de la nación.

Con respecto al manguareo que es “malgastar el tiempo sin hacer nada”, la conjugación en presente es: yo manguareo, tu manguareas, el manguarea, nosotros manguareamos, vosotros manguarean, ellos manguarean. Si todos manguareamos ¿Quién hace el trabajo? Tampoco se considera el enorme costo del manguareo, que a efecto lo pagamos todos los venezolanos con más atraso, hambre y miseria. El país del manguareo en que el ideario comunista ha convertido a Venezuela, con el no saldrá nunca de la crisis y por el contrario empeorará. El Gobierno insatisfecho con su propio manguareo, lo extiende al sector privado para que no trabaje. El culto al ocio no pudo encontrar peor momento y lugar.

Mientras en el campo se trabaja siempre sin manguareo. Por eso en el nunca se verá a trabajadores ni a sus familias padeciendo los males de la marginalidad de las ciudades. De allí que es obligado destacar el papel de aliados del desarrollo de nuestros productores proveyendo trabajo estable y digno en el medio rural y fronterizo. Sin ellos los cinturones de miseria citadinos seguirían creciendo. Y es que el trabajo productivo del campo no admite manguareo ninguno.

Ref. Pedro E. Piñate B. Exabrupto y manguareo. EL UNIVERSAL. Caracas, miércoles 30 de marzo de 2016. Opinión
http://www.eluniversal.com/opinion/160330/de-exabrupto-y-manguareo

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s