Toma de decisiones

“Para solucionar la crisis agroalimentaria se necesita duplicar la oferta total de alimentos”

Caracas, jueves 11 de febrero de 2016 | Opinión

Toma de decisiones

PEDRO E. PIÑATE B.

Para solucionar la crisis agroalimentarias que padece Venezuela, se necesita rápidamente duplicar la oferta total de alimentos al consumo de la población. Esto exige aumentar sustancialmente tanto la producción como la importación de alimentos e insumos para su producción. Sorprendentemente ni se produce más ni se importa más. La causa es la falta de decisiones en materia económica y agrícola que siendo fundamental, todavía no sucede. Quienes deben decidir no lo hacen negados a pagar el costo político del ajuste macroeconómico que obliga la debacle.

De la difícil situación de Venezuela, es ilustrativo el reciente resumen por Alejandro Werner, Director del Departamento del Hemisferio Occidental del Fondo Monetario Internacional (FMI): ¨En Venezuela, las distorsiones de larga data de la política económica y los desequilibrios fiscales ya estaban provocando un efecto pernicioso sobre la economía antes del derrumbe de los precios del petróleo. Esos problemas se agravaron cuando el descenso de los precios del petróleo desencadenó una crisis económica, con una caída del producto estimada en casi 18 por ciento durante 2015 y 2016 (la tercera mayor caída en el mundo). La falta de divisas ha redundado en una escasez de bienes intermedios y un desabastecimiento generalizado de bienes esenciales —incluidos los alimentos— que acarrean consecuencias trágicas. Los precios siguen trepando fuera de control, y prevemos que la inflación aumente a 720 por ciento este año, después de alcanzar una tasa récord mundial en torno a 275 por ciento en 2015.¨

Según el Banco Mundial, ¨el precio mundial del petróleo cayó un 47 % en 2015, y se espera una baja adicional, en términos de promedio anual, del 27 % en 2016¨. Con mucho menores ingresos, Venezuela tiene que revisar su administración, planes y presupuesto. La toma de decisiones es urgente y no debe postergarse más. La maltrecha economía impacta severamente a la población. Su secuela es la malnutrición que afecta ya a los más vulnerables. De no decidir pronto, conoceremos la hambruna. Por todo esto si en desarrollar la agricultura está la comida segura, las necesarias importaciones no deben perjudicar a nuestros productores. Esto aun aprovechando la baja actual de precios agrícolas internacionales.

Ref. Pedro E. Piñate B. Toma de decisiones. EL UNIVERSAL. Caracas, jueves 11 de febrero de 2016. Opinión
http://www.eluniversal.com/opinion/160211/toma-de-decisiones

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s