Comer libre

  
Caracas, miércoles 3 de Febrero de 2016

Comer libre

PEDRO E. PIÑATE B.

Si algún derecho humano, ciudadano y constitucional está siendo hoy violado en Venezuela, el derecho a comer libre sin duda figura de primero. En efecto se viola de muchas maneras destacando la restricción de la oferta tanto nacional e importada de alimentos, por falta de producción e importación suficiente y oportuna, y la negación del acceso a su compra y consumo por la población, mediante medidas ilegales coercitivas de la libertad de los consumidores a elegir qué alimentos compra, cuánto, cuándo y dónde. También por el fracasado control de la inflación y de la devaluación, con el bolívar próximo ya a ser definido como la millonésima parte de un dólar (US$). En cuanto a las responsabilidades, todas recaen en el Gobierno y sus colaboracionistas del sector Comercio. Como las cadenas de supermercados y farmacias que alegando sugerencia oficial sin ningún viso legal, menos constitucional, restringen la oferta y el consumo de alimentos tal como lo hace el Gobierno en sus ventas sociales. Todas supeditan las cantidades de ventas de alimentos regulados o no, a ciertos días de la semana, horarios, y otros arbitrarios requisitos de números de cédula, capta huellas, colas escondidas, partidas de nacimiento, certificados médicos, etc. 

En este entorno de cosas, la violación del derecho a comer de los venezolanos es además a menudo acompañada de fuerza policial o militar, como de inspectores de precios “justos” u otros. De esta manera el atropello a los ciudadanos es total, pues el que no se deja violar simplemente no come porque no le venden. Y al que proteste en defensa de su derecho a comer, va detenido por la autoridad. De hecho algunos muchos funcionarios actúan como si fuesen empleados del comercio, siendo retribuidos con alimentos y otras prebendas. La alternativa ciudadana es entonces el especulativo mercado negro, siempre disponible 24 horas los 7 días de la semana gracias al “bachaqueo” y los “bachaqueros” sus proveedores.
Sobre cuánto más maltrato soporta pasiva la población no se sabe, pero la naturaleza explosiva del hambre, señala que hay límite. Por eso debe restituirse el derecho a comer con libertad de los venezolanos y pronto. Esto produciendo más e importando lo necesario, hasta restituir y normalizar la oferta de alimentos al consumo de la población. 

Ref. Pedro E. Piñate B. Comer libre. EL UNIVERSAL. Caracas, miércoles 3 de Febrero de 2016. Opinión.

http://www.eluniversal.com/opinion/160203/comer-libre

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Alimentación

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s