El hambre no espera

  
Caracas, 16 de Enero de 2016

Opinión
El hambre no espera


“deben enfocarse los esfuerzos en resolver la escasez y el desabastecimiento”

PEDRO E. PIÑATE B. 
En 2002, el estudio prospectivo de la FAO ¨Agricultura Mundial hacia 2015-2030¨, sugirió que la producción agrícola mundial puede crecer en línea con la demanda, siempre que las necesarias políticas nacionales e internacionales para promover la agricultura se pongan en lugar. Que las escaseces a nivel global son improbables, pero que serios problemas ya existían a niveles nacionales y locales que podrían empeorarse, a menos que se hiciesen esfuerzos enfocados. El estudio examinó la situación agrícola y de 32 productos agropecuarios en 140 países incluyendo Venezuela. El foco principal fue cómo el mundo se alimentaría en 2015-2030 y que significa producir más en términos de recursos. Interesantemente para nosotros, el estudio tomó como año base de datos el promedio de 1997-99, y las proyecciones se hicieron para 2015 y 2030. 

Desde el prólogo, el estudio dejó claro el camino de la alimentación segura en todos los países: “El desarrollo agrícola es y será el componente crítico de cualquier estrategia de seguridad alimentaria y de alivio a la pobreza.” Sin embargo en Venezuela, el Gobierno “revolucionario” tomó fue el camino del hambre, y no consideró ni aplicó el estudio, y tampoco el que siguió: “Cómo alimentar al Mundo en 2050″.

Al no impulsar la agricultura sino los puertos, y acometiendo contra el sector productor privado con terror agrario y controles, comprometió la producción nacional de alimentos en favor de las importaciones subsidiadas. Y lo más grave: ignoró adrede el aumento poblacional que el estudio de la FAO indicó crecería desde 23,2 millones de habitantes en 1997/99, hasta 30,9 millones de habitantes de 2015/16. En consecuencia el país sufre la mayor inseguridad alimentaria al fallar la oferta frente a la demanda mientras la inflación y devaluación agravan la crisis, y sin previsiones para los 42,2 millones de venezolanos de 2030.

En estas circunstancias cómo alimentarnos Venezuela, depende del cambio de políticas, de gobierno, o de ambos, pero el hambre no espera y ya nos golpea. Por eso con determinación nacional, sin perder más tiempo, deben enfocarse los esfuerzos en resolver la escasez y desabastecimiento de alimentos, garantizar su acceso y consumo social, y desarrollar nuestra agricultura.

Ref. Pedro E. Piñate B. El hambre no espera. EL UNIVERSAL. Caracas, sábado 16 de Enero de 2016. Opinión

http://www.eluniversal.com/opinion/160116/el-hambre-no-espera

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Alimentación

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s