Emergencia agroalimentaria

image1.GIF

Opinión

Caracas, sábado 2 de enero de 2016

“Sobre cuánto menos comemos, las cifras de la importación de alimentos sirven de referencia”

PEDRO E. PIÑATE B.

En 2013, de acuerdo al Instituto Nacional de Estadísticas (INE), los 20 principales alimentos que conformaban el patrón de consumo de los venezolanos, eran: harina de maíz precocida, café negro, arroz blanco, bebidas gaseosas, carne de pollo, plátanos, jugos de frutas pasteurizados, pan salado, pastas alimenticias, melón, azúcar blanca, carne de res, lechosa, huevos de gallina, queso blanco duro, leche líquida completa, caraotas negras, aceite vegetal, jugo natural de naranja, y guayaba.

En diciembre 2015, ocho de esos 20 principales alimentos escasean con tanta frecuencia que no se consiguen para el consumo regular en los hogares. Tal es el caso del café, pastas alimenticias, azúcar blanca o morena, carne de res, huevos de gallina, queso blanco duro, leche líquida completa y en polvo, y aceite vegetal. La causa es que no se producen ni se importan suficientes como consecuencia directa de los controles de precios y cambiario, y de la falta de divisas para su importación y de los insumos para su producción nacional. El gasto manirroto del Estado agotó la Hacienda Pública siendo exiguas las reservas internacionales, así como las divisas líquidas para el intercambio comercial, mientras persiste la baja de precios del petróleo. Con este panorama, como no se producen y no se importan suficientes, hay menos alimentos disponibles para la población que entonces come menos.

Sobre cuánto menos comemos, las cifras de la importación de alimentos sirven de referencia y aunque esconden sobreprecios, representan el 70% de la oferta al consumo. En 2014 con 30,2 millones de habitantes estimados por el INE, el gasto total de divisas en las importaciones de alimentos de US$ 8.300 millones, significó 0,75 US$/habitante/día. En 2015, con una reducción de divisas de 40% respecto a 2014, las importaciones de alimentos caen US$ 3.320 millones hasta US$ 4.980 millones. Esto se traduce para los 30,6 millones de venezolanos en 2015, en apenas 0,45 US$/habitante/día de oferta de alimentos importados. Mientras la oferta nacional sigue en veremos sin insumos ni maquinaria faltando apenas 120 días para las siembras de invierno, con el agravante de 400.000 nuevos venezolanos más que alimentar en 2016. Sin duda esto obliga ya la emergencia agroalimentaria.

Ref. Pedro E. Piñate B. Emergencia agroalimentaria. EL UNIVERSAL. Caracas, sábado 2 de Enero de 2016. Opinión.
http://www.eluniversal.com/opinion/160102/emergencia-agroalimentaria

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s