La nueva agricultura 

 
LA NUEVA AGRICULTURA

“Los venezolanos de hoy y de mañana, necesitamos poder comer en forma segura”

PEDRO E. PIÑATE B.
Del necesario cambio y transformación evolutiva de nuestra agricultura, hablan por sí solas la escasez y desabastecimiento de alimentos que sufrimos. Las políticas equivocadas que desde 1998 condujeron y mantienen la producción nacional deficitaria, privilegian los puertos sobre el campo, estableciendo la mayor dependencia en importaciones, que el país sin liquidez ni suficientes reservas de divisas, no puede hoy cubrir. En estas circunstancias la oferta total de alimentos resulta insuficiente para satisfacer la demanda normativa de los 30,6 millones de habitantes. Para completar, la inflación incontenible junto al auge especulativo y el mercado negro, dificultan más el acceso a los alimentos, muchos de los cuales han desaparecido de la oferta y mínimos inventarios, por no producirse o importarse suficientes.

 Siendo urgente por vital para toda la población, superar la inseguridad agroalimentaria que vivimos, no existe duda que el desarrollo de nuestra agricultura es la solución definitiva. Para ello debe liderarse el cambio en la dirección correcta del progreso, requiriendo un viraje del camino del atraso y negación en que se encuentra. Los venezolanos de hoy y de mañana, necesitamos poder comer en forma segura. Los alimentos de la dieta básica no deben más faltar. En consecuencia se requiere de una política agrícola que siendo parte de la económica, promueva junto a ésta la inversión pública y privada en el sector agroalimentario. Esto al tiempo que se atiende la mejora de la infraestructura física y tecnológica que sirven de apoyo al desarrollo agrícola y rural, e incluyendo como prioridad el debido restablecimiento de la seguridad rural y fronteriza.

 Porque la nueva agricultura venezolana es todo un reto al liderazgo de la nación, el cambio de paradigma agrícola nos alcanza también a productores y técnicos. La nueva agricultura debe ser sustentable y costo-eficiente. El adiós definitivo a los controles y al estatismo, ha de dar paso a la libre competencia y productividad. Ello siempre cuidando que las importaciones agroalimentarias sean complementarias del déficit y no sustitutivas como hasta ahora. Mientras precisamos que la visión agrícola es tan esencial a la nueva agricultura como el liderazgo que la hará realidad.

Para suscripciones click aquí

 

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Agricultura

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s