La política para comer 

  

Opinión 

Caracas, miércoles 1 de abril de 2015.

La política para comer 

“Se requiere con urgencia procurar la agroinversión”

PEDRO E. PIÑATE B.

Venezuela compra café importado desde Nicaragua por el gobierno para sus “fábricas” estatizadas. La leche ordeñada allá en Tipitapa y no aquí en Mérida, nos venden como leche “Los Andes”. La leche en polvo la importan de Nueva Zelandia. El ganado para matadero, el pollo y el azúcar los traen por barcos enteros de Brasil, mientras el queso “amarillo” lo compran a Uruguay. El maíz, la soya, caraotas y los aceites vegetales lo importan desde Argentina y hasta de Bolivia, país sin mar. A Canadá y EEUU todavía compran el trigo pan. La lista de alimentos y materias primas importadas por Venezuela es extensa, incluyendo las más finas delicateses gourmet. Todo comprado con dólares a 6,30 Bs. y hasta hace poco a 4,30 Bs. sumando 7.000, 8.000, 9.000 y hasta 10.000 millones de dólares anuales.

Mientras estas importaciones con dólares regalados se multiplicaban y sus beneficiarios se enriquecían a niveles nunca imaginables, la corrupción hizo de la agricultura de puertos una verdadera política de Estado que perdura en 2015. Para institucionalizarla se acabó con la producción y los productores nacionales. La inseguridad rural, las invasiones de fincas y despojos agrarios junto a los controles, sirvieron a efecto. Desde entonces los demás productores -“los que se salvaron”-, están obligados a producir por debajo de costos descapitalizándose. Así la producción y oferta interna agroalimentaria se redujo a niveles de supervivencia del sector productor. 

En esas condiciones la escasez y desabastecimiento de alimentos llaman al fin de la agricultura de puertos y al estímulo y recuperación de nuestra agricultura. Sin embargo se insiste y prevalece la producción importada sobre la nacional. El semáforo sigue en rojo para los productores nacionales y con luz verde fija para los importadores de alimentos,

Observando que la disponibilidad de divisas líquidas para las importaciones agroalimentarias ya no es ni será la misma, se requiere con urgencia procurar la agroinversión. Esto para aumentar la producción y oferta nacional lo más rápidamente. Ciertamente la única política para comer es la agrícola, no la de puertos que nos hambrea y arruina.

Ref. Pedro E. Piñate B. La política para comer. EL UNIVERSAL. Caracas, miércoles 1 de Abril de 2015. Opinión 

http://www.eluniversal.com/opinion/150401/la-politica-para-comer

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Agricultura

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s