Saltar al contenido

Productores encomendados a la fe

Martes, agosto 24, 2010

Productores

A punto de cosechar el arroz y el maíz sembrados a duro esfuerzo por nuestros valientes agricultores y ya no consiguen donde arrimarlas pues los silos están repletos de cosechas pero importadas por el gobierno. Los industriales de quesos asociados en Aniquesos denuncian que en lo que va de año, han ingresado al país 3.380 toneladas de queso cuando debieron importarse solo 1.200 toneladas. Informan que en los puertos hay cerca de 4.000 contenedores refrigerados con productos lácteos, entre ellos quesos. De los nuevos precios regulados de las cosechas termina agosto 2010 y los ministros controladores ni siquiera sueltan prenda de cuándo será el anuncio. Esto mientras el ganado en pie y en canal cumplieron dos (2) años con el mismo precio congelado, como si la inflación y los costos se hubiesen congelados para los ganaderos también hace dos años. La desidia ministerial o sea la negligencia, parece ser requisito indispensable para ser ministro de Agricultura últimamente, De paso se creen omnipotentes como su jefe, lo que les suele durar hasta que los despiden,  tratando entonces desesperadamente de pasar desapercibidos y que nadie del campo los recuerde. Pero no, lamentablemente tal es el daño directo provocado a la agricultura, al campo y a la Hacienda pública, que aparte de aclarar el uso y destino del dinero agrícola despilfarrado, algún día deberán enfrentar cargos y demandas por las arbitrariedades y abuso de autoridad ejercidas mediante el terror agrario dirigido con alevosía desde sus despachos contra los propietarios de fincas que son y han sido despojados a punta de fusil de sus tierras y bienes fundiarios. Y es que solo si hubiese que sustanciar ante los órganos de justicia nacional e internacional un solo caso, el del modesto agricultor Franklin Brito basta. Brito quién sobrevive a duras penas pero con dignidad al terror agrario infringido por el MAT y el INTI, más el de la cadena de complicidades oficiales que lo secuestró y recluyó contra su voluntad desde el 13 de diciembre de 2009 hasta la fecha en un hospital militar, sigue hoy “encomendado a la fe” pero con apenas 35 kilogramos de peso. Su férrea voluntad a no dejarse abusar por el MAT y el INTI, lo condujo a una protesta cívica a lo Ghandi, asumiendo el ayuno indefinido hasta lograr el respeto debido como ciudadano y propietario de finca por el restablecimiento pleno de sus derechos. No por lástima menos compasión, sino por derecho, tanto constitucional y legal como humano. Ciertamente todos los funcionarios responsables del terror agrario merecen la acción judicial es del Tribunal Penal Internacional en la Haya. En esto los del campo nos hayamos como Brito, encomendados a la fe, porque llueve y escampa, y el terror agrario aplicado en Venezuela no quedará impune.
.

About these ads
Sin comentarios aún

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

%d personas les gusta esto: