Skip to content

Brahman rojo y sus cultores

Sábado, agosto 21, 2010
Desde el Zulia el amigo criador de Brahman rojo Luis Alfredo Atencio Atencio, nos envió copia de un interesante artículo, publicado recién este agosto en la Edición Número 50 de El Ganadero Cebuista, publicación colombiana. Por su interés a los criadores y técnicos de ganado cebú en Venezuela, reproducimos aquí el artículo completo gracias a la gentil cortesía y autorización expresa desde Colombia, de su autor Gustavo León Cuartas Madrid, responsable de la columna El Rascadero, a quién agradecemos en nombre de todos los lectores de Notas Agropecuarias Venezuela. Leamos:

“Mirando muuuuuchos años atrás, nos encontramos entre los miles de empresarios colombianos, que arriesgando credibilidad, su nombre y sus ahorros unos, y fortunas otros, iniciaron una peregrinación por varios países del mundo, para traer los mejores toros, de todas las razas, con el fin de mejorar los ganados existentes en sus regiones.

En su época fueron tildados de locos o botarates. Cebuínos en Colombia?. Por Dios, si esos animales eran de circo!. Sin embargo, merced a esos ingentes esfuerzos, hoy el país cuenta con 22 millones de cabezas, puras, comerciales ó mestizas, con sangre indiana corriendo en sus venas. Claro está que unos fueron más osados y arriesgando mucho, importaron, mejoraron, trabajaron, cruzaron, ensayaron, compararon… en fín, miraron que el Brahman rojo se había establecido bien y merecía un amplio respaldo de los ganaderos productivos.
La pigmentación enamoraba, su temperamento apasible terminó por convertirlo en el toro-buey, preferido para las fotos de todos los niños. Su productividad en carne y leche en las madres, lo llevó a tomar delantera en pesos al destete, comparándola con otras razas y cruces. Qué decir del mestizaje que se hizo con razas europeas de tendencia lechera. Las vacas “panquemao”, en su cruce con Holstein; ó las sangretoro con vacas criollas productores de leche, como la Hartón ó la Costeña con Cuernos; recordarán los lotes de novillos gordos procedentes de tierras empinadas, con pesos báscula que hacían perder mucho dinero a los apostadores de la feria de ganados, pues ninguno acertaba, excepto el cebador…

Hoy, sus criadores y familias siguen en el empeño de crecer, crecer y crecer. Otros, mucho más arriba, como Luis Samuel, dirigen, se la goza, mira complacido cómo los genes del rojo que amaba, se riegan por toda Colombia, generando mayor productividad, mejor natalidad, pesos al destete insospechados y una adaptación al trópico que impacta.

Hoy El Rascadero desea aprovechar su columna, para F E L I C I T A R , con mayúsculas, a sus criadores, expositores, sus familias, que merced a su empuje, no han bajado la guardia en mantener y aún mejorar, ésta genética. Y por supuesto, también, a la Asocebú, que con su Departamento Técnico, sus profesionales idóneos, han mantenido el control y parámetros de la raza, inmaculados.”

About these ads
No comments yet

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: